Agents of SHIELD: Marvel se expande

Agents-of-S.H.I.E.L.D.

Cuando en 2007 Marvel Studios se lanzó a producir en solitario sus propias películas, lo normal era mostrarse precavido a la hora de pronosticar el futuro de la subdivisión de una compañía que venía de declararse en bancarrota apenas una década atrás. Al fin y al cabo, Iron Man siempre fue el personaje más coñazo de Marvel y la anterior incursión cinematográfica de Hulk dejó insatisfecho a casi todo el mundo. Contra todo pronóstico, Iron Man resultó todo un soplo de aire fresco para un género al alza y un éxito incontestable de taquilla, principalmente gracias al carisma de un Robert Downey Jr. que literalmente hizo suyo el personaje y se instaló en lo más alto del estrellato. Animada por el potencial multiplataforma de Marvel, Disney adquirió la compañía por 4 billones americanos y la subdivisión cinematográfica se vio con el colchón necesario para poner en marcha El Plan. La segunda parte del Hombre de Hierro supuso el pistoletazo de salida a la Fase Uno, que incluía las adaptaciones de Thor y el Capitán América hasta concluir en esa gran fiesta pijamera que fueron Los Vengadores. Esta última aventura se destapó como la tercera película más taquillera de la historia y la confirmación de una manera de hacer cine de superhéroes. Marvel demostró a Hollywood que los superhéroes podían ser divertidos, luminosos y sin avergonzarse de su condición, pero su mayor aportación a la industria fue la del universo compartido. Como en los tebeos, los personajes de la compañía conviven en un mismo mundo, interactúan entre sí y lo que pasa en una película tiene consecuencias en la otra. Es cierto que Kevin Smith o Sam Raimi -influenciados por el mundo del cómic- juguetearon con el concepto de universo expandido, pero Marvel lo llevaba a otro nivel mucho más complejo donde la competencia todavía no ha llegado. La muestra más clara de esto es la presencia del agente de S.H.I.E.L.D. Phil Coulson (Clark Gregg) en todas las películas de la compañía. Este personaje, creado específicamente para las películas, hizo su tímido debut en la primera de Iron Man y fue dejándose ver en el resto de producciones evidenciando que Marvel tenía un plan que cristalizó en Los Vengadores, donde el personaje de Clark Gregg lo petaba y cobraba una importancia capital en el desarrollo de la historia. Conquistado el mundo del cine y con la vista puesta en las estrellas, el siguiente paso era dominar la televisión. Para ello, Marvel reclutó a Joss Whedon, responsable de Los Vengadores y nuevo guía de su ecosistema cinematográfico marvelita, para apadrinar su proyecto televisivo. Se estableció que la serie trataría a modo de procedimental el día a día del servicio de inteligencia y espionaje más famoso de los cómics, S.H.I.E.L.D., dejando para la gran pantalla a los primeros espadas de la editorial. Por este motivo, en Marvel necesitaban una cara reconocible sobre el que pivotara la serie y para ello tenían al candidato perfecto: Clark Gregg, el megacarismático agente Philip Coulson de las películas. Sólo había un problema; Coulson moría en Los Vengadores.

 Serie-Shield-coulson

Mejor. En la Casa de las Ideas han decidido aprovechar esta circunstancia para forjar el misterio alrededor del cual girará Marvel’s Agents of S.H.I.E.L.D. o, al menos, esta primera temporada. #CoulsonVive y se encargará de reunir al mejor equipo posible para hacer frente al nuevo tipo de amenazas que ha dado a pie la invasión alienígena vista en Los Vengadores. La agrupación cuenta con el beneplácito de Nick Furia y Maria Hill (¡¡¡cameos!!! ¡¡¡bieeeen!!!) y lo forman el agente Ward, hombre de pocas palabras y muchas hostias; la agente Melinda May, una veterana soldado que dejaría en evidencia a la mismísima Xena, la princesa guerrera; y a la pareja nerd-pero-adorabale Fitz-Simmons. Por el camino se les sumará la hacker y activista Skye, que esconde más de un secreto y se encarga de aportar los mejores chistes. Porque si de algo hay en SHIELD es humor y hay que celebrarlo. Aunque todavía deben calibrar y pillar el timing de algunos gags, se agradece encontrarse con una serie de acción divertida que no se tome demasiado en serio y se pase de trascendental. Esta faceta es la que mejor explota el episodio piloto, que por otra parte se empeña demasiado en señalar su herencia de las películas. Claro que para el ya iniciado no supone ningún problema, sino todo lo contrario. El episodio es un festival de referencias geeks y marvelitas que harán las delicias de los aficionados al noveno arte, pero el neófito corre el peligro de sentirse convidado de piedra de un espectáculo que le es ajeno. Es un buen primer episodio, de los que invitan a subirse al tren y prometen un viaje divertido, pero no es perfecto (personajes sin empaque, parte dramática un poco meh) y se enfrenta con un problema casi insalvable: las expectativas creadas por las películas. Aquí no hay Thor, ni Hulk, ni 300 millones de presupuestos y tampoco sucederá nada que vaya a afectar al desarrollo de las películas (aunque suceda en el mismo universo). Además, Whedon sólo escribe el piloto y eso se nota en un segundo episodio que es TERRIBLE. En este los chistes son horribles y las escenas de acción pasan por descartes de El Equipo A, además de desprender un tufillo a Indiana Jones 4 que nada tiene que ver con lo que nos vendieron en el piloto. A ver, en su defensa, entretiene y sirve para establecer esas dinámicas de grupo que tanto le gustan a Whedon, pero si algo positivo encierra el episodio es que servirá para acercarse al tercero con la mirada limpia de hype. Porque el tercer capítulo ya es otra cosa. Conocemos más a los personajes, se recupera el tono de espías con elementos superpoderosos y sirve para presentar el origen del que será uno de los villanos. A mi parecer, se trata de una minipelícula de espías más que competente y que hubiera funcionado igual de bien si en lugar de al agente Ward y a Skye hubieran puesto a Ojo de Halcón y a la Viuda Negra. Humor, tensión, gadgets loquísimos, desarrollo de personajes y muchas sorpresas; ojalá lo hubieran utilizado de piloto. La mejora es sustancial pero, repasando los antecedentes, la impresión es que no acaban de encontrarle el tono a la serie.

 agents of shield

Así se plantan en el cuarto capítulo, el último emitido hasta la fecha, y resulta que mola mucho. Enriqueciéndola a través de retrocontinuidad -la serie es puro cómic-, SHIELD se vuelve más intensa y oscura pero sin perder la alegría. Por fin todos los personajes están en su salsa -hasta el momento Melinda May y los científicos parecían un poco fuera de lugar- y se asienta la idea de estar ante un producto inteligente. Sabiendo que a las series de Whedon les cuesta encontrar su personalidad (Firefly aparte), pecaríamos de ingenuos creyendo que Agents of SHIELD no volverá a tropezar. Lo bueno es que la serie ya sabe lo que quiere ser y está en la senda adecuada para llegar a ese punto. Relájense y disfruten, porque pinta a que el camino va a molar.

Anuncios

  1. Pingback: Alias, conoce a Jessica Jones | drunk pop nation

  2. Pingback: Top 10 momentos de series 2013 | drunk pop nation

  3. Pingback: Alias, conoce a Jessica Jones | nadaladas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: