Cómo conocí a vuestra madre: el 200

Cómo conocí a vuestra madre capítulo 200 (7)

Cuando Ted, Marshall, Lilly, Barney y Robin entraron en mi vida tenía quince años. La sitcom estaba emitiendo su segunda temporada en Estados Unidos y leí por alguna parte que era “la nueva Friends”. Me acerqué a ella con todo el escepticismo que una amante de los seis mejores clientes del Central Perk puede albergar en el cuerpo, y me encontré con que, más allá de las similitudes evidentes, -grupo de amigos que crece en Nueva York mientras pasa las horas en un bar (nos olvidamos de los cafés, que ya no estamos en los 90)- la serie seguía su propio camino. Nueve años y 200 episodios después, Cómo conocí a vuestra madre está en la recta final de su historia y, por fin, en este segundo centenario, el protagonismo recae sobre La Madre. Así, en mayúsculas, porque lo merece.

En este capítulo, llamado How your mother met me, se entrelaza la narración de los últimos nueve años de La Madre con una serie de entrañables gags que repasan algunos de los mejores momentos de la serie y hacen sonreír con nostalgia a todos los que hemos acompañado al grupo de amigos durante el camino. A pesar de que los gags aportan la hilaridad que caracteriza a la sitcom, el peso del episodio lo lleva el relato de La Madre, que resumiré a continuación con spoilers más grandotes que los ojos de Cristin Milioti.

En serio, MASSIVE SPOILERS a partir de aquí. Huye si todavía no lo has visto

El mismo día que Ted conoció a Robin, su futura esposa cumplía 21 años y recibía una terrible noticia: su novio, el que ella creía era el definitivo, había muerto. A partir de ese momento empieza un largo recorrido de nueve años a lo largo de los cuales se autoconvence de que no va a volver a amar otra vez y rechaza cualquier tipo de relación banal que no pueda aportarle nada, en contraposición a los nueve años de búsqueda desesperada que hemos vivido junto a Ted. Cuando por fin encuentra a alguien con el que pasar página, éste le pide matrimonio justo el día antes de la boda de Robin y Barney. Tras una conmovedora conversación con su novio fallecido, decide rechazar la proposición y hospedarse en el hotel. Allí, en el balcón de su habitación, interpreta La vie en Rose con el ukelele que le había regalado el que, hasta el momento, era el amor de su vida. En la habitación contigua, un Ted embelesado escucha por primera vez cantar a su futura mujer.

Cómo conocí a vuestra madre capítulo 200 (3)

Una lista con algunas de las conexiones que se han establecido en este capítulo:

  • La Madre también solía ir a tomar algo a un bar MacLaren’s, aunque no era el mismo al que iban nuestros protagonistas.
  • Vemos como pinta robots haciendo deporte y hace cantar a su desayuno, dos de las manías que tanto desagradaban a su compañera de piso (en el episodio 100) y que a Ted le parecieron geniales.
  • Adora la caligrafía, las colecciones de monedas y los festivales del Renacimiento. Es decir, es Ted en chica.
  • Como ya sabíamos, ambos atendieron a la fiesta del día de San Patricio, donde ella se dejó el mítico paraguas amarillo.
  • La Madre conoció al Hombre Desnudo. De hecho, al rechazarle se convirtió en la confirmación de la regla: la táctica funciona dos de cada tres veces.
  • Como también sabíamos, estaba en la clase de economía, donde es la única en reírse del pésimo chiste de Ted.
  • Cuando conoce a Louis (el nuevo novio) lo hace delante de unos carteles que ponen “Salvemos el Arcadian”, edificio que quería proteger de ser derrumbado la que seguramente es la peor ex novia de Ted.
  • Durante su primera cita, Louis le dice a La Madre que pensaba que MacLaren’s se llamaba Puzzles, nombre que le dieron Ted y Barney cuando se encargaron de él por un día. Además, La Madre adivina que un bar solo podría llamarse así si el verdadero puzzle fuera el nombre. Al salir, se cruza con Ted vestido de mujer.

Dibujo

How your mother met me ha sido todo un triunfo dentro de una temporada con muchos altibajos. Sin embargo, a esta recta final le pedía una cosa por encima de cualquier otra: que me dejaran cogerle cariño a la madre. Y lo han conseguido. Cristin Milioti está maravillosa en el que quizá sea uno de los papeles más peligrosos de la televisión actual y, tras escuchar su desoladora interpretación de La vie en Rose, ha conseguido que vaya a arrepentirme toda la vida de no haber visto su versión del musical Once. Con solo siete episodios por delante (el último de ellos doble), pocos hilos quedan por atar, exceptuando un pequeño detalle. La Madre aun no ha conocido a tía Robin.

Cómo conocí a vuestra madre capítulo 200 (6)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: